23.2.09

CORONAN A CORINA I, REINA DE LOS JUEGOS FLORALES‏



En el marco de los festejos del Carnaval Mazatlán 2009, Corina I fue coronada Reina de los Juegos Florales.Desde temprano, el trabajo fue muy arduo. Se colocaron cámaras, se ensayaron pasos de danza, se hacían pruebas de luz y sonido. Cada detalle debía cuidarse y afinarse. Las cosas debían salir mejor que nunca… Hasta un locutor de estación de radio transmitía su programa desde la locación, con tal de lograr una cobertura con datos “calientitos”.A las 20:30 horas comenzó la fiesta. El escenario, fortaleza perfecta para la presentación de la Escuela Nacional de Ballet de Cuba acompañada de la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán. Se interpretó un fragmento de “Majísimo, un gran romance”, obra de repertorio inspirada en las Majas españolas.El vestuario de los bailarines fue impresionante junto a su virtuosismo técnico y artístico, permitiendo el goce pleno de un espectáculo con la calidad como solo estas dos escuelas lo pueden ofrecer.Veintisiete minutos después, la coronación. Corina aparece con un hermoso vestido que le hizo resaltar elegancia y belleza, atributos que sin duda fueron importantes para obtener su reinado en Juegos Florales.Ella subió al escenario para ser coronada. El elegido para la ocasión fue Eduardo Sarabia, ganador del Premio de Poesía Clemencia Isaura con su trabajo “Historia natural de las sombras”. Así también, la ahora reina entregó al galardonado la Flor Natural, premio que se le otorga al ganador de este certamen. En lo más alto del escenario, se disponía a contemplar el espectáculo ofrecido en su honor. El número final que cerró esta jornada carnavalera fue de la presencia de Tania Libertad, la voz que te hace tocar las puertas del cielo.Dándonos muestra de sus dotes como intérprete, sin más acompañamiento que un grupo de cuatro excelentes músicos, se dispuso a tomar con su sola presencia el escenario… cabe decir que ella si sabe como lograrlo.Su repertorio estuvo compuesto por temas de Oscar Chávez, José Alfredo Jiménez, José Ángel Espinoza “Ferrisquilla”, y Pablo Milanés, ente otros. Interpretó con su celestial voz “Por ti”; “Procuro olvidarte”; “Tu recuerdo y yo”; “Presuntuosa”: “Llamarada”: “Mi unicornio azul”; “Gracias a la vida”; “Échame a mi la culpa”: “Cielo rojo”; “El breve espacio”; “Razón de vivir”, de Víctor Heredia; “Por debajo de la mesa; “Himno al amor” en su propia versión: “Ojalá”; “El Pastor”; “La bruja”; “Para vivir”: “Fina estampa”; y “Alfonsina y el mar”.Se tienen muchas palabras pero la emoción es tal que resulta casi imposible decirlas. Simplemente fue sublime. El público disfrutó el evento, formando una comunidad donde la música es el principio y el fin de un pequeño mundo donde los sueños y la fantasía nos dieron una lección de vida, tan necesaria en estos tiempos de confusión y desencanto… En conferencia de prensa con los medios de comunicación locales, haciendo gala de su sencillez como mujer —muestra inequívoca del talento—, dijo sentirse muy contenta de cantar, para ella es una grata experiencia lograr acercarse a la gente a través del canto.50 años como carrera lo dice todo. Desde que inició su carrera, cuando tenía 5 años, se mantuvo al margen de los medios de comunicación. “Me tocó estar en el llano, en el escenario vivo, no rodeada de TV o medio alguno. El subir y sentir el latir del pueblo me lleva a que mi voz crezca… soy gallito de pelea que sube al escenario y allá arriba doy mi lucha”, agregó.Para ella, la fórmula es renovarse. No en el sentido de la técnica sino compartir su quehacer con el público en vivo. Tampoco es cantar lo de moda porque esto es dar un golpe para hacer las cosas más simples. Es la renovación con uno mismo que lleva a re-establecer una forma particular de comunicación con el público. No tiene compositores favoritos, durante su camino ha tenido la oportunidad de trabajar con muchos y eso la lleva a admirarlos. Dijo que le gustaría hacer duetos con Mercedes Sosa, Swing o Juan Luis Guerra, y aclaró que los duetos que ha hecho a través de su carrera están dados por vínculos de amistad. Fusiona lo que le pide “el alma”, pero escucha música africana, que en Perú es la tercera en influencia más importante.